9 mar. 2010

Diez de 10

Sigue oliendo a cortado en el pasillo y los besos hacen montañas y cañones al desprenderse. Ella sigue trepándome los labios con sus verdes pies de gato... hace de mis huecos presas y de mi piel pared rugosa para sus escalones imposibles.
Me enseña a chapar y hacer nudos de sus piernas.. a mantenerme erguida mientras los días van pasando. Mientras, aprendo a pintar el techo a carboncillo para desvelar asi los versos de helio que
nacen cuando me ama.

No hay comentarios: