3 dic. 2008

HAIKA

En el pecho de tu pecho se crean estaciones
y se paran los trenes que no caminan

Se escarlatan los sentires y se hacen contenedores
con tanto corazón frio

Mis muslos son nieve piedra angustiosa marea
círculos y nombres que carecen de tierra y de latidos

Una micra me hormona el alma
... placeres plásticos de fin de siglo

3 comentarios:

0nironauta dijo...

En ese andén es donde a veces uno se encuentra con viejos conocidos.

Son recuerdos o sentires contenidos en ninguna parte, que viajan hacia ningún sitio.

Una diástole de tendones que, sólo a veces, puede engendrar algo inesperado.

Al fin y al cabo, al igual que estas letras, nosotros somos átomos.

¿Acaso nos queda otro remedio que ser optimistas, señora D?

Diley dijo...

me contagia Sr.O con su entusiasmo.. aún estoy en una parada perdida, pero no me desanima la espera. Es usted un buen amigo.

0nironauta dijo...

:)

(Lo que tiene que hacer es venirse para la radio)