25 feb. 2011

Dido


Tenía un libro de Mitología Griega que leía cuando era pequeña, muchas de aquellas historias las olvidé, sobre todo cuando me di cuenta que era imposible
que los dioses se hicieran pasar por cisnes o peces .. De alguna manera siempre
he llevado conmigo las peripecias de Eneas y con tan pocos años no entiendo aún cómo pude comprender la decisión de Dido al ver marchar a su amado mientras ella
quemaba todas sus pertenencias y se quitaba la vida.
Dido y su historia han marcado la mía; su nombre fue mi primer nik y tambien el primer cd de ópera que mi hermana MJ me regaló.
Dido es una historia rota, pero no triste. Para mi es un ejemplo, aprendí a dejar marchar a las personas que han de seguir su camino..
El otro día Chelo y yo encontramos esta botella en una tienda de vinos, su creadora es una mujer, Sara y por la zona de origen imagino a las cepas llenas del salitre del mar, alineadas en lo alto del monte, reinas en todo momento de la tierra que las fija.
Beberla ha sido más que un lujo o un placer porque cada sorbo es un pañuelo de seda.
Su sonido, el halo dimensional que deja en el borde de la copa; el rastro tan diferente de su sabor,
su color picota.. su alcohol no invade, no atonta.. nos sigue acompañando en cada beso y deseo que siga siendo un talismán.

No hay comentarios: