17 ago. 2010

3.100 millas


No me agota conducir, me mantiene despierta, atenta.. el parabrisas es un Universo umbilical, un alambique por el que filtrar los 111º que en Mojave pueden despegarte la piel; la palabra sabia de un navajo mientras esculpe orgullosos indios cerca de los casinos de Pojoaque o Nambé. .. flotar en el Gran Canyon, adivinar su sagrada forma, navegar en rojo y verde por el Colorado..
Cada milla es diferente
Un dólar solo compra un segundo en Las Vegas, pero cien en Nueva Orleans
.. Te hace entender que en Santa Fé hay pistas de esquí mientras en la costa de California, en el Big Sur no puedes bucear.. he de ponerme el forro polar para pasar el verano en San Francisco.. Aún asi, sigo recordando las noches de cerveza y grill en las tranquilas laderas tejanas.

Foto: diley


1 comentario:

Carol Blenk dijo...

Uala, qué viaje más emocionante... Y qué bien que lo estás narrando... Disfrutad de cada segundo y de cada kilómetro recorrido.

Un abrazo enorme, guapas.